BERRIAK | NOTICIAS

Al menos 40 muertos y 100 heridos en un asalto a tiros en una sala de conciertos en Moscú

todaymarzo 23, 2024

Fondo
share close

 

En un fatídico viernes, la capital rusa, Moscú, se vio sacudida por un ataque terrorista sin precedentes en la sala de conciertos Crocus City Hall. Un grupo de individuos armados abrió fuego indiscriminadamente dentro del recinto, desencadenando una tragedia que ha dejado al menos 40 personas muertas y otras 100 heridas, según reportes de las agencias de noticias rusas.

La escena caótica se desarrolló con rapidez, mientras los asaltantes continuaban su embestida y cientos de personas quedaban atrapadas dentro del lugar. El pánico y el caos reinaban en medio de la confusión y la violencia desatada.

El Crocus City Hall, que en ese momento albergaba a unas 6.000 personas, se convirtió en el epicentro de horror cuando dos explosiones sacudieron el edificio, sumiendo el lugar en llamas y agregando un nivel adicional de caos y destrucción.

Las autoridades rusas, enfrentándose a una crisis de tal magnitud, pusieron en marcha de inmediato una investigación para esclarecer los hechos y determinar la naturaleza del ataque. Todo indicaba que se trataba de un atentado terrorista, un acto de violencia sin sentido que había arrebatado vidas inocentes y sembrado el terror en la capital.

El alcance de la tragedia se hizo evidente con el paso de las horas. La llegada de más de 70 ambulancias al exterior del recinto confirmaba la gravedad de la situación, mientras que imágenes compartidas en redes sociales mostraban aterrorizantes escenas de personas disparando indiscriminadamente contra la multitud indefensa.

El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, expresó desde el primer momento su consternación y dolor por lo sucedido, calificando el incidente como una “terrible tragedia” y ofreciendo sus condolencias a los familiares de las víctimas a través de su canal de Telegram.

Los informes preliminares sugerían que los disparos podrían haber sido efectuados con una ametralladora, lo que añadía un nivel de brutalidad aún mayor a este acto de violencia sin sentido.

En respuesta al ataque, el Ayuntamiento de Moscú tomó la decisión de suspender todas las actividades masivas programadas para el fin de semana en la capital, mientras que la Agencia de Aviación Civil anunció medidas extremas de seguridad en los aeropuertos para prevenir cualquier otro incidente.

En medio de la conmoción, las autoridades ucranianas se apresuraron a desvincularse del tiroteo, enfatizando que durante los años de guerra en la región, nunca habían recurrido al uso de métodos terroristas. El principal asesor de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, reiteró esta postura en las redes sociales, negando cualquier implicación de Ucrania en el ataque en el Crocus City Hall.

Este acto de terror representó el episodio más grave que Moscú había enfrentado desde el atentado con bomba en el aeropuerto internacional Domodédovo en 2011, que dejó un saldo de 37 muertos y 172 heridos.

Dos semanas antes del ataque, las embajadas occidentales en Rusia habían emitido advertencias sobre posibles ataques terroristas en el país, una información que el presidente ruso, Vladímir Putin, había desestimado como un intento de intimidación y desestabilización de la sociedad. Sin embargo, la realidad había superado las previsiones más sombrías, dejando a Rusia sumida en el luto y la indignación frente a este horrendo acto de violencia.

Escrito por Mozoilo Irratia

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%